Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 28 de mayo de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luciano .
. - Argentina

Cuando era niño vi una imagen de Moscú y dije: "Quiero vivir ahí". Lo que me atrajo fue la nieve. El frío. El blanco.

Bienvenido a mi eterno invierno, que no por ser frío deja de ser hermoso.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2011
Esas palabras
Lo peor
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

07/03/11 | 16:20: Malena(mails que jamás serán leídos ) dice:
Luciano ,me gustó lo real de tus letras ,lo triste es que hay tantos seres que viven en es tipo de relaciones y no halla la salida ;pero la hay sólo hay que buscar la forma correcta y el comienzo es darse cuenta que es tóxica . SALUDITOS MALE.-
04/03/11 | 22:24: Urko dice:
Sí eh? yo debí de tener suerte porque no sé la razón pero me lo cerraron...
07/09/10 | 11:36: Edgardo Donato Díaz - Mariposas Azules dice:
Un muy bien logrado trabajo, Luciano. Me atrapó el estilo coloquial, el ritmo y el claro mensaje que de él emana al transcurrir cada frase. La sensación exacta que suele asaltarnos frente a los adioses complejos. Al decir de Neruda: " Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero. Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido. " Me encantó. Te dejo un abrazo. Con respetuoso afecto.
Vínculos
Culpa de los muertos Culpa de los muertos


Corrientes, Argentina de los fines de los 70. Un grupo de estudiantes de medicina buscan las resp... Ampliar

Comprar$ 65.00

Turn around bright eyes...





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Esas palabras



No le podía quitar los ojos de encima. La forma en que pronunciaba las palabras lo enloquecía. Cada consonante parecía tocar un punto estratégico en su cuerpo. Y las vocales eran una caricia deslizándose por su espalda. Cerró los ojos pero el sonido de su voz todavía dibujaba la silueta de su cuerpo. La entonación de cada frase perfilaban las curvas de sus caderas, las pausas y silencios coloreaban los matices de su piel.

El silencio duró más de lo que pensaba así que abrió los ojos. Varios de los asistentes a la conferencia lo miraban, posiblemente creían que se había dormido. Asustado miró al frente y no encontró al objeto de su deseo. En el hechizo producido por su voz, no había notado que ya se estaba despidiendo. Se levantó del asiento y salió de la sala.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS